Una niña que nació sin nariz, se somete al primer implante nasal con una impresora 3D

Tessa la pequeña de dos años, sufre una enfermedad rara llamada Arrinia, lo que significa que nació sin nariz. La operación a la que se ha sometido consiste en insertar un molde que irá estirando su piel a medida que va creciendo, por lo que la nariz ‘crecerá’ con su cara.

Cuando Tessa sea una adolescente, recibirá la prótesis definitiva que será tatuada para que parezca una parte del cuerpo real.

Normalmente, las personas que necesitan una prótesis nasal llevan a cabo un procedimiento para reconstruir su nariz cuando son adolescentes, cuando la cara ha dejado de crecer. Pero los padres, Grainne y Nathan Evans, tomaron la difícil decisión de que su hija se sometiese a este nuevo procedimiento para iniciar la creación de una nariz mientras ella sigue siendo una niña pequeña. Así evitar una cirugía más invasiva en un futuro y normalizar su perfil sin tener que construir una nariz usando injertos de hueso que le dejarían cicatrices.

Un cirujano plástico del Hospital Great Ormond Street de Londres ha utilizado una impresora 3D para hacer un modelo del cráneo de Tessa. Con una sustancia parecida a la arcilla ha diseñado un pequeño molde que se ha implantado debajo de su piel a través de una pequeña incisión detrás de la línea del cabello, por lo que no le ha dejado ninguna cicatriz en la cara. Tessa se someterá a una cirugía cada dos años para asegurar que su nariz ‘crece’ al mismo ritmo que el resto de su cuerpo.

Tessa EvansTessa Evans

Comments are closed.